HERMANDAD PAZ Y AMPARO CÁDIZ

Página web oficial de la Borriquita de Cádiz

×
HERMANDAD PAZ Y AMPARO CÁDIZ

SEGUNDO DÍA DE TRIDUO A NTRA. SRA. DEL AMPARO

Continuamos con el Solemne Triduo a mayor Gloria de nuestra Titular, Ntra. Sra. del Amparo, en la Parroquia San José de Cádiz a las 19:30h de la tarde con el siguiente orden: Exposición del Santísimo Sacramento, rezo del Santo Rosario, ejercicio del Triduo y Santa Misa, presidiendo y predicando el Ilmo. Sr. D. Cristóbal Flor Domínguez, pbro., Secretario Canciller de nuestra Diócesis y párroco de Santo Tomás. A continuación os dejamos el ejercicio del triduo para poder invocar a la Santísima Virgen en estos días entorno a su festividad.

ANTÍFONA DE ENTRADA:

Bajo tu Amparo nos acogemos,
santa Madre de Dios;
no desoigas la oración
de tus hijos necesitados
líbranos de todo peligro,
¡oh siempre Virgen gloriosa y bendita!

OFRECIMIENTO:

¡Oh dulcísima emperatriz de los Cielos! Amparo prodigioso de todos los que afectuosamente te invocan; atiende, Señora piadosísima, a los continuos ruegos con que te claman estos amantes hijos por el alivio de sus necesidades; socorre sus aflicciones, llénalos de la abundantísima gracia con que te ha favorecido el Espíritu Divino, para que experimentando tu felicísimo Amparo, el pronto alivio de la necesidad que padecemos, bendigamos tus grandes y señaladas misericordias, alabemos tu poderoso patrocinio, con el que favorecidos en la tierra, seamos igualmente conducidos a gozar de tu amable compañía por eternidades en el cielo. AMÉN.

DÍA SEGUNDO

MEDITACIÓN: Anunciación del Ángel a Nuestra Señora.

Congratulemos a María, fieles devotísimos de su Amparo; congratulemos a María en tan felices circunstancias en las que concibiendo por obra del Amor Divino al que venía a iluminar nuestras tinieblas. Ha sido llena de una gracia tan especial que ha comunicado gloria a los cielos, Dios a la tierra, fe a las naciones, fin a los vicios, instrucción a la vida y dirección a las costumbres.
Consideremos a María en su feliz Anunciación, recreemos
nuestro espíritu con las abundantes gracias que de la concepción purísima del Verbo hace descender a favor nuestro; llenémonos de júbilo en este particularísimo Amparo y Patrocinio, con que nos favorece. Colmémonos de gozo y alegría; tributémosle nuestras fervorosas adoraciones en la tierra hasta que gocemos de su compañía en el Cielo. AMÉN.
Pídase en este momento la gracia que se desee alcanzar durante este triduo.

SÚPLICAS:

1-Santísima Virgen del Amparo, Madre de Dios, a tus pies acabamos de exponer nuestras peticiones y necesidades. Como medianera entre Dios y los hombres, entre el cielo y la tierra, míranos, atiende nuestros ruegos y socórrenos en la presente necesidad.
V. / Dios te salve María, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto, llena eres de gracia…
R. / Santa María, Madre de Dios…

2-Santísima Virgen del Amparo, Abogada de pecadores, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han recurrido a Ti implorando tu auxilio haya sido desechado. Animados de esa misma confianza, te pedimos que cumplas la palabra dada y nos atiendas en nuestras tribulaciones.
V. / Dios te salve María, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima durante el parto, llena eres de gracia…
R. / Santa María, Madre de Dios…

3-Santísima Virgen del Amparo, Señora nuestra, que por tu patrocinio vienes obligada a cuidar de tus protegidos, míranos con amor, escucha nuestras plegarias y guíanos en este valle de lágrimas.
V. / Dios te salve María, Esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen
R. / Santa María, Madre de Dios…

ORACIÓN FINAL:

Santísima Virgen María y Madre del Amparo; Dios, nuestro Padre, te llenó de su gracia y de su amor para que fueras digna Madre de su Hijo, Jesús de la Paz. Tu existencia terrena fue toda ella un signo de la gratuidad de los dones del Dios-Amor y de la respuesta de un corazón agradecido a sus dones. Por tu intercesión de Madre, fortalece nuestra fe, reaviva nuestra esperanza y acrecienta nuestro amor, para que ningún obstáculo nos haga desviar del camino que lleva a la Salvación. Que nuestro corazón sea sencillo, amable y puro como el tuyo. Que seamos generosos en el cumplimiento fiel de la voluntad de Dios. Virgen y Madre, ampáranos, ayuda nuestra debilidad y haz, que como hijos de la Iglesia, caminemos juntos hasta la meta de la feliz esperanza: la Paz y la Gloria eterna de tu Hijo Jesucristo que vive y reina por los siglos de los siglos. AMÉN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *