HERMANDAD PAZ Y AMPARO CÁDIZ

Otro sitio realizado con WordPress

×
HERMANDAD PAZ Y AMPARO CÁDIZ

NTRO. PADRE JESÚS DE LA PAZ

La Imagen de Jesús de la Paz representa claras connotaciones de la imaginería barroca, es una talla completa, aunque se presente siempre ataviado. Como todas las imágenes que corresponden a esta vertiente, destaca por su sentido del movimiento, algo que se ve muy claro en la cabellera de la Imagen que parte desde el centro de la cabeza y parece como si tuviera aspecto rizado, aunque en realidad no es así, pues solo se entremezclan los mechones de su pelo. El aspecto sonrojado de su rostro nos transmite esa paz que hace que su advocación tenga más sentido qué nunca, pues Él Señor vino a este mundo a traernos su Paz, “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo” (Juan 14:26–27).

Es de destacar de la milagrosa Imagen su energía y fuerza, algo que podemos ver claramente en sus manos. Su mano derecha, bendice a su pueblo, pueblo que como el de Jerusalén, se postra ante el Señor. Su mano izquierda se encuentra entreabierta, en la misma descansan en su altar las riendas de su burra y en la Festividad de Cristo Rey, el cetro. Cetro con el que se representa la realeza del Señor, sobre todo el Universo.

El Señor debe su aspecto actual al imaginero D. Francisco Buiza Fernández, quien en 1978 remodeló en su totalidad la Imagen del gaditano D. Miguel Laínez Capote, realizada en 1944, debido a las polillas que tenía la Imagen. Esta Hermandad, siempre ha tenido en su memoria a este imaginero gaditano que trabajó después de la posguerra con Hermandades con muy poca capacidad económica, imaginero que levantó nuestra Semana Santa en tan complicados años para la sociedad en general y lógicamente, para las Hermandades. Se cree que el rostro de la Imagen que tallara D. Miguel Laínez Capote se encuentra en el interior de la actual.

Históricamente para esta Hermandad, la festividad más importante en el culto a Ntro. Padre Jesús de la Paz, es la festividad de Cristo Rey del Universo. La Hermandad la celebra por primera vez en el año 1946 con una Función y posterior besapié. Es un año después cuando la Hermandad decide realizarla en perpetuidad, gracias a un reciente estudio de un hermano sobre las primeras actas de nuestra Junta de Gobierno se detalla la milagrosa intercesión del Señor de la Paz sobre la Parroquia de San José y sobre su barrio en la trágica explosión acaecida el 18 de Agosto de 1947 en nuestra ciudad, en el barrio limítrofe de nuestra feligresía, en el Barrio de San Severiano. Por lo tanto, la Hermandad se compromete a realizar a perpetuidad esta Festividad de Cristo Rey por la intercesión del Señor sobre su Parroquia y para el sufragio de las almas que se marcharon al Cielo en ese trágico acontecimiento para nuestra Ciudad.

ORACIÓN A JESÚS DE LA PAZ.

Jesús Rey de la Paz que por tu AMOR a los hombres quisiste sufrir la Pasión y Muerte de Cruz. Tu iniciaste el camino hacia la Cruz, entrando en la ciudad Santa de Jerusalén, montado en un pollino, para demostrarnos que vienes a redimir a los hombres, no como guerrero triunfador con las fuerzas de las armas, sino humildemente como un Padre con la fuerza de AMOR que nos lleva a la VERDAD y a la PAZ.

Que el aclamarte con palmas y olivos, como Rey y Señor de la Paz, sea la expresión de nuestro amor a Ti. Que nunca te traicionemos como el pueblo judío que primero te aclamó jubilosos como Rey y Mesías y después te crucificó como vil malhechor. Fortalece nuestra fe de creyentes, para que seamos capaces de luchar con valentía contra las fuerzas del mal y apoyados en Ti logremos vencer, alcanzando, limpios de culpa, el reino de la PAZ y AMOR que nos tienes prometido. Te lo pedimos a Ti, que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMÉN.